Malva

malva

¿Qué es la malva?

La malva o Malva silvestris, es una hierba perenne o bianual, ramificada, silvestre con raíz en forma de uso, de tallo erguido con tendencia a la ramificación y casi cubierto por pequeños pelitos.

La época estival de florecer es a principios de primavera, si el clima y la humedad acompaña echa flores hasta octubre. La cosecha se lleva a cabo cuando la flor ha madurado.

Sus flores poseen cinco pétalos de un color rosa o malva intenso, marcado por rayas más oscuras, el fruto es pequeño y aplastado, donde guarda las semillas.

Un viejo refrán popular español dice “con un huerto y un malvar hay medicinas para un hogar”. El refrán hace referencia a la importancia de la alimentación y ciertas medicinas básicas que se encuentran en los alimentos que se cultivan en el huerto y que en la malva también se encuentran en menor medida.

¿Dónde se puede encontrar la malva?

Las malvas son plantas de crecimiento espontáneo ubicadas al lado de los caminos, en descampados, en el propio huerto acompañando al cultivo, en solares, valles y montañas. Aunque la podemos encontrar en muchos lugares no tiene tendencia a crecer cerca del mar.

Desde hace siglos la malva fue cultivada para consumo humano, hoy en día también se hace de igual forma, dándole utilidad a la flor. Por otro lado el saber popular también emplea las hojas dado que también tienen propiedades.

¿Cuáles son las propiedades de la malva?

A esta especie herbácea se le atribuyen diferentes propiedades entre las que podemos encontrar:

  • Extraordinaria planta hidratante en mucosas y piel.
  • Antiarrugas.
  • Calmante.
  • Emoliente.
  • Alivio de hemorroides.
  • Mucolitico natural.
  • Expectorante.
  • Para la ronquera.
  • Alivia molestias de estomago.
  • Golpes y contusiones.
  • Sabañones.
  • Baños para pies hinchados.
propiedades y beneficios de la malva
Los baños con infusiones de malva relaja y descansa los pies.

¿Cuál es la composición de la malva?

Los componentes bioquímicos medicinales tradicionales de la malva son:

  • Mucílagos alrededor de un 20%, estos se encuentran en toda la planta destacando su presencia en las flores, los mismos le confieren una excelente propiedad emoliente, calmante e antiinflamatoria.
  • Las hojas contienen menos cantidad de mucílagos que las flores.
  • Antocianósidos aproximadamente un 7% como el malvidósido.
  • Taninos en menor porción.
  • Vitaminas hidrosolubles C, B1, B2 y liposoluble A.
  • Minerales, hierro, magnesio y calcio.
  • Aceite esencial.

¿Para qué sirve y qué beneficios tiene la malva?

El compuesto más importante de la malva es el mucílago que produce aspecto viscoso a las preparaciones a base de malva.

La malva atenúa las irritaciones del aparato digestivo regulando las funciones intestinales y mejorando el transito intestinal, por lo que alivia el estreñimiento debido a que tiene un ligero efecto laxante sobre todo en las hojas.

Lo rica que es la malva en mucilagos hace de ella un excelente aliado para aplacar la tos. De igual forma las infusiones de malva sirven para tratar los catarros y resfriados. Esta acción se debe a que la malva ejerce un efecto calmante e hidratante al frenar el reflejo de la tos.

Las cataplasmas hechas solo con hojas o con hojas y flores reducen la inflamación de las hemorroides.

Para el alivio de forúnculos o diviesos y mejorar llagas las cataplasmas de malva ejercen un efecto reductor del enrojecimiento típico en los procesos de inflamación.

El picazón o ardor que ocasiona los sabañones causados por la exposición al frio tanto en manos como en pies encuentran su alivio con las cataplasmas y baños de esta especie vegetal.

Para pies hinchados y descanso de piernas con varices están recomendados los baños hechos con esta planta.

La decocción de la raíz de malva alivia procesos bucales como gingivitis y aftas.

Como tratamiento complementario la malva se dispone para tratar cortaduras, erosiones y roces en la piel de igual forma se suele usar para consuelo por picaduras de insectos.

malva para la piel
Preciosa planta con muchos beneficios para el organismo.

La malva para tratar la piel en cosmética.

En cosmética los extractos y macerados oleosos de malva se emplean como un ingrediente antienvejecimiento, hidratante, antiarrugas antiinflamatorio, suavizante y emoliente.

Su riqueza en mucílagos, está más presente en la flor que en otra parte de la planta, por lo que le concede propiedades emolientes con un efecto protector y antiinflamatorio local.

Por otro lado ayuda a fortalecer la estructura del colágeno, por otro lado interviene en desplazar los radicales libres reduciendo su efecto de envejecimiento.

El extracto de esta especie vegetal unida con ácido hialurónico se realiza una excelente mezcla con acción antiarrugas.

Para pieles irritadas tras la exposición al aire libre, la nieve y el mar es bueno unir el extracto de malva con avena, caléndula y manzanilla en la elaboración de cremas o emulsiones ya que producirá un efecto calmante y antiinflamatorio.

Los cosméticos elaborados con aceite de nuez de macadamia, extracto de malva y vitamina C ayuda a hidratar las pieles secas envejecidas, maduras o con arrugas, además de activar la producción de colágeno.

Al contorno de ojos le dará luminosidad al mezclar el extracto de malva con aceite de aguacate y ácido hialurónico

En la elaboración de cremas caseras siempre incorporar los oleatos o extractos cuando se ha enfriado la mezcla, de esta forma se conservaran mejor todos los ingredientes o principios activos que forman parte de las plantas.

Esta planta por su propiedad emoliente y demulcente protege de la perdida de agua en la capa cornea, por lo tanto se mantiene mejor el vigor cutáneo.

Malva para el cuidado de la piel
Una buena hidratación de la piel mejora sus funciones, la malva favorece la hidratación

¿Cómo tomar y elaborar recetas con malva?

La malva es una planta de uso doméstico tradicional para tratar determinadas afecciones de la salud, posiblemente esta tradición se deba a que la malva y el hombre han estado siempre cerca. Por ello podemos hacer multitud de recetas caseras.

Para alivio de procesos respiratorios.

En tierras castellanas y en mi casa desde siempre lo vi hacer a mi padre, el cocimiento de flores de malva, higos secos y vino tinto que se utiliza para los resfriados y catarros.

El tiempo de cocción es alrededor de 15 minutos, al final queda una especie de jarabe. El alcohol presente en el vino se elimina cuando se expone al cocimiento.

Los vahos con malva y eucalipto alivia los procesos catarrales.

Una infusión solo con malva ayudará a expulsar la mucosidad en procesos catarrales o resfriados.

En infusión para mejorar las molestias de garganta.

Las infusiones de malva están recomendadas para realizar gargarismos cuando se tienen molestias en la garganta.

Se pone unas flores con agua hirviendo y se deja reposar unos minutos, se cuela y cuando este tibia se hacen los gargarismos. Las infusiones con malva quedan con un aspecto algo gelatinoso debido a la presencia de sus mucílagos.

Como laxante suave.

Se hace una infusión con malva, manzanilla y matalaúva, se toma la infusión en estreñimientos puntuales.

Contraindicaciones de la malva.

No se tienen datos de que pueda producir efectos secundarios no leves. Sin embargo su composición bioquímica puede intervenir en la absorción de algún tipo de medicamento por lo tanto es necesario distanciar las tomas entre ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *