Protección solar

Protección solar.

La protección solar disminuye las enfermedades causadas por el sol, como el cáncer de piel.

La Recomendación de la Comisión 2006/647/CE, hace referencia a producto de protección solar,  cualquier preparado (como crema, aceite, gel o aerosol) de aplicación sobre la piel humana con la finalidad exclusiva o principal de protegerla de la radiación UV absorbiéndola, dispersándola o reflejándola. Los productos con principios activos de protección solar protegen de recibir mayor cantidad de radiación solar.

El sol es necesario para la vida, los rayos de sol sobre nuestra piel hacen que percibamos grata, reconfortante, agradable sensación no exenta de peligros para la salud. Reducir la amenaza que ocasiona el sol se consigue aplicando protección solar. Los bloqueadores solares son elaborados para prevenir los efectos negativos de la radiación solar sobre nuestras vidas.

Se sabe científicamente que existe relación entre la exposición acumulada de rayos ultravioletas y cáncer de piel. Es importante proteger nuestra piel y la salud, es conveniente tomar determinadas precauciones dirigidas a reducir el riesgo y el peligro que supone la exposición solar.

¿Qué efectos produce la radiación solar?

El sol es una fuente natural de radiaciones electromagnéticas, por esto emite varios tipos de radiaciones solares que son invisibles al ojo humano. Entre las radiaciones que trasmite el sol se distinguen radiación ultravioleta UVB y la radiación UVA, exposición solar.

La radiación UVB, es la responsable de causar quemaduras en la piel. La quemadura suele cursar con inflamación y eritema dermico dependiendo de la profundidad se clasifican en distintos grados. La exposición prolongada al sol en un principio se observa a simple vista en la piel enrojecimiento, hinchazón, dolor y reacciones alérgicas. La aplicación de protector solar nos protege (no de forma absoluta) de estas consecuencias.

La piel es el órgano más grande que tiene el ser humano. La piel intacta realiza varias funciones entre las que se encuentra; proteger al organismo de factores externos como bacterias. La piel segrega ciertas sustancias impidiendo que las bacterias puedan causar algún tipo de infección. Otra función básica y primordial es regular la temperatura corporal, en la piel se encuentra el sentido del tacto. Si se produce un impacto lesivo, herida o quemadura la piel se resiente entonces, sus funciones se ven afectadas se reduce la eficacia de la función dérmica.

Luz solar.
La radiación solar es beneficiosa si se toma con moderación.

La radiación UVB, oscurece y engrosa la piel. Con la exposición solar se consigue un bello bronceador que con tantas ganas deseamos lucir en verano. El bronceado aparece después de que los rayos de sol han dañado alguna célula de nuestro cuerpo.

No podemos ignorar que lucir una piel morena, bronceada no está exenta de peligros para la salud . Disminuir el riego nos obliga a tomar ciertas precauciones preventivas de protección solar.

El broceado es un mecanismo de defensa que activa la piel para protegerse de la agresión solar.

El eritema solar es un proceso inflamatorio de la piel, tiene su propio proceso evolutivo alcanza su máxima intensidad entre las 12 a 24 horas después de la exposición solar.

El fotoenvejecimiento cutáneo presenta grandes diferencias con el envejecimiento natural cronológico de la vida y por consiguiente de la piel.

El fotoenvejecimiento tiene características propias que índice en la piel modificando su aspecto. Esta se vuelve áspera, con arrugas profundas, recias, bien definidas, excesivamente seca, sin elasticidad, con las clásicas manchas café con leche. Las partes del cuerpo más afectadas son cara, cuello, escote y dorso de las manos.

Cada vez más estudios relacionan el acumulo de exposiciones solares con lesiones precancerosas de igual forma con la aparición de cierta clases de cánceres dérmicos.

La transcendencia e intensidad de las huellas que deja la radiación solar en nuestra salud va a depender del tipo de piel de la cantidad de radiaciones solares que recibamos de igual forma de las dosis de radiación acumuladas.

¿Qué efectos tiene la radiación UVA y UVB?

La radiación UVB, es la causante de determinados problemas de salud, así como un origen causante de ciertos tipos de tumores dermicos, problemas y enfermedades serias en los ojos, incluso puede afectar al sistema inmunologico.

La radiación UVA, incide sobre el envejecimiento cutáneo, a mayor exposición solar más envejecimiento prematuro de la piel, más arrugas, mayor sequedad. Esta clase de radiación favorece probabilidad de padecer cáncer de piel, también puede perjudicar el sistema inmunologico.

Las quemaduras solares, son señales notables, dolorosas, visuales  nos hacen reaccionar de forma rápida, aplicando remedios que alivien el conjunto de síntomas que ocasionan. Esta forma de hacer no es la adecuada, no es la forma correcta de actuar, lo ideal es prevenir, poner todos los remedios que se tienen al alcance para evitar la quemadura solar.

Realizar de forma correcta y adecuada la protección solar requiere, en primer lugar entre veinte a treinta minutos antes de exponernos al sol aplicar en cantidad generosa, cualquier crema, emulsión, gel, con protección solar etc. que nos proteja de las radiaciones del sol. Además como toda la vida se ha hecho para protegerse del sol utilizar sombrero y ropa adecuada.

Los primeros los daños causados por el sol son visibles a simple vista. Sin embargo otros efectos más nocivos para la salud son silenciosos, más graves e importantes. Se hacen palpables o se manifiestan cuando es necesario recurrir a un conjunto de tratamientos médicos dirigidos a curar o mejorar el daño causado por la radiación.

Las quemaduras, las pecas, el continuo bronceado son huellas que han dejado las radiaciones solares en la piel. Señales de lesiones, heridas solares, rastro del sol sobre la piel que se descubren de distintas formas.

Es evidente que la piel es un ser vivo, por eso mismo recuerda cada quemadura, cualquier efecto que ha sufrido por medio de la radiación solar. Otra señal de alerta, de laceración para nuestra piel es el bronceado más o menos intenso.

Protección solar en niños y bebés.

Niños protección solar.
Los niños son más sensibles a la protección solar.

La mayor cantidad de exposición solar que recibe una persona  se percibe  en la infancia y adolescencia. El daño que ocasiona la radiación solar no se borra con el paso de los años. La piel, nuestro organismo tiene memoria.

Los niños son especialmente sensibles su delicada piel les hace ser más vulnerables a la radiación solar.

Por regla general los niños pasan mucho tiempo al aire libre especialmente en verano, por lo que se debe de tener mucha cautela con ellos. Tanto los niños como los jóvenes han de mantener ciertas pautas preventivas que reduzcan o eviten el daño que por su naturaleza originan la radiación solar.

Permanecer en la sombra es una medida adecuada de protección. Los niños menores de 3 años nunca directamente han de tomar el sol .

Esto no significa que las personas mayores no muestren debilidad o tengan resistencia innata contra los efectos del sol. Por el paso de los años las personas mayores acumulan más radiación solar. La piel recuerda todo las experiencias recibida.

¿Qué factor de protección solar utilizar y qué significa?

Es la capacidad de medida que tiene el factor de protección solar para evitar que la radiación solar produzca daño en la piel (eritemas, quemaduras, etc).

Si nos aplicamos factor de protección 30 sobre una piel que necesita 20 minutos para que los efectos del sol se manifiesten sobre ella. Al utilizar un factor de protección de 30, se hace referencia que (en teoría) previene el eritema 30 veces más.

Sería que se necesita alrededor de 10 horas para tener los mismos efectos que si tomásemos el sol sin protector solar (esta afirmación es teórica).

En términos de proporción:

– El factor de protección 15 bloquea alrededor del 93 por ciento de los rayos UVB.

– El factor de protección 30 intercepta alrededor del 97 por ciento de los rayos UVB,

– El factor de protección 50 bloquea alrededor del 99 por ciento de los rayos UVB.

Ningún producto de protección solar protege o bloquea la radiación UVB ni la UVA del sol al 100 por 100.

La realidad es que no existe protección solar total, este dato nos obliga a fijar la atención sobre el conjunto de medidas que se deben de tomar encaminadas a reducir el peligro que ocasiona para nuestra salud recibir acumulo de radiación solar.

Toda piel desprotegida de protector solar con capacidad de frenar las radiaciones solares es una piel vulnerable, esta apta para sufrir un daño o lesión. De esta forma aumenta la probabilidad de padecer cáncer de piel y otro tipo de enfermedades relacionadas con el acumulo de exposición solar.

23 consejos y recomendaciones para protegerse del sol.

Gafas de sol.

1. Las personas de piel clara o muy clara, ojos claros, pelo rubio, pelirrojo nunca se ponen morenos.

2. Los primeros años de vida requiere mayor atención para tomar el sol.

3. El riesgo de padecer cáncer de piel aumenta cuando se ha tenido muchas quemaduras solares.

4. Las pecas es un indicador de sensibilidad a las radiaciones solares.

5. El sol afecta tanto a jóvenes como personas mayores todos podemos ser lesionados por el sol los niños son más sensibles a los daños que provoca la exposición solar.

6. Un día nublado no significa que las nubes hagan de muro no obstaculizan el paso de la radiación. Las nubes limitan algo (muy poco) la capacidad de penetración de la radiación UV, no lo suficiente siguen siendo activas continúan provocando quemaduras y el resto de lesiones de su propia naturaleza.

7. Especial atención requieren determinadas zonas de nuestro cuerpo durante todo el año están permanente expuesta al sol como es el rostro, el cuello, escote y manos.

8. Se debe de evitar la exposición solar en las horas de mayor radiación entre las 12 y 16 horas.

9. Nunca se ha de dormir al sol sin protegerse es una actividad bastante peligrosa.

10. Ciertos medicamentos pueden presentar fotosensibilidad. Es indispensable consultar con el personal sanitario si se va a exponerse al sol la fotosensiblidad que presenta el medicamento que se está tomando.

11. Es necesario proteger los ojos con gafas de sol que tengan protección UV.

12. Realizar actividades o deportes al aire libre implica la necesidad de utilizar un protector solar.

13. Se debe de utilizar gorro, sombreros, gafas, camiseta, zapatos la superficie corporal expuesta a la radiación solar se reduce si empleamos este tipo de medidas físicas además del protector solar. La ropa es un buen protector físico.

14. La hidratación es otro tipo de prevención por lo que hay que beber agua con frecuencia.

15. No se debe permanecer mucho rato al sol incluso llevando protector solar.

16. Las radiaciones ultravioletas se reflejan en el agua, arena de la playa y en la nieve.

17. Diversos estudios han manifestado la importancia de realizar de forma correcta la aplicación del cremas, lociones, geles, etc. de protección solar para alcanzar la correcta protección, es básico que se repita con frecuencia la aplicación del protector.

18. No olvidar que ningún protector solar protege al 100%.

19. Tomar el sol con el objetivo principal de embellecer nuestra piel con un intenso bronceado el mismo no es aconsejable.

20. Debido a la altitud en la montaña los indices de radiación son más altos que en la playa.

21. La radiación es mayor en las zonas cercanas al ecuador.

22. En el rosto las partes que primero se queman son, el labio superior y la nariz.

23. Las plantas con contenido en cumarinas cuya presencia es uno de sus principales componentes puede provocar reacciones de fotosensibilidad.

¿Cómo aplicar la crema solar y cada cuánto tiempo debemos hacerlo?

Crema solar.

En las primeras exposiciones solares estivales se debe de utilizar fotoprotector con un factor de protección más alto del habitual.

Los niños tienen la piel más blanca necesitan más atención para evitar en el futuro lesiones serias. Con los menores se debe de tomar las medidas apropiadas de fotoprotección

Siempre se ha de aplicar protector solar a los niños y jóvenes, además se utilizarán medios físicos que actúen de barrera contra los rayos de sol, como puede ser camiseta, sombrero, gafas, pantalón, el factor de protección que emplearemos para los niños ha de ser muy alto.

Debemos de tener presente que un factor de protección debe de resguardar del peligro que representa para la salud tanto las radiaciones UVB como UVA. Todos los productos de protección solar, deben garantizar el bloqueo de los dos tipos de radiación.

Tanto la UVB como UVA afectan al sistema inmunologico, son causante de cáncer cutáneo como otro tipo de enfermedades.

Es importe utilizar protector solar todos los días. Se incluye a personas que trabajan en zonas cubiertas, siempre hay franjas del día cortas donde se está expuesto a la radiación ultravioleta.

Antes de seleccionar un protector solar debemos de tener en cuenta el tipo de piel, la edad, las características y las condiciones en las cuales nos exponemos al sol.

Especial atención necesita ciertas partes del cuerpo como la cara, cuello, escote, hombros, empeine, orejas labios, por ser zonas muy sensibles a la exposición solar. En estas regiones del cuerpo se aplicara el factor de protección solar alto de igual forma lo administraremos con mayor frecuencia.

Cuando empleemos crema, gel, emulsión, spray, etc. para protegernos del sol. Es necesario que el factor de protección solar sea adecuado al tipo de piel. La cantidad ha de ser más bien generosa, haremos ligeros masajes insistiendo de tal forma que el protector solar quede uniforme sobre la piel previamente seca.

La protección solar se administrara entre 20 y 30 minutos antes de exponerse al sol. Se repetirá la aplicación todas las veces que sea necesario o cada dos horas el sudor, el agua disminuyen el resultado de protección.

¿Cuánta protección solar debemos utilizar para que sea eficaz?

Chica tomando sol.

Los productos comerciales de protección solar ha de tener etiquetas indicativas del grado de eficacia que tiene el producto. La capacidad de efectividad se encuentra divido en cuatro categorías, baja, media, alta y muy alta. El cual equivale al grado de bloqueo de las radiaciones UVB y UVA.

Determinados estudios de investigación con protectores solares afirman que la correcta y adecuada aplicación de este tipo de productos reduce significativamente el daño ocasionado por la radiación ultravioleta.

Para alcanzar la efectividad que se persigue con este tipo de productos. Es necesario aplicar (aproximadamente) unos 36 gramos de factor de protección para un adulto de talla media.

No olvidar, que lo correcto es que los productos de protección solar han de actuar con eficacia frente a las dos radiaciones solares UVB y UVA, de esta forma se garantizará un adecuado nivel de protección de la salud.

Filtros protectores solares químicos y físicos.

Protectores solares físicos también llamados inorgánicos son sustancias de origen mineral impermeables a la radiación. Actúan reflejando los rayos solares e impiden el paso de los rayos ultravioletas.

Este tipo de filtro solar al no ser absorbido por la piel se queda en la superficie hace que el grado de tolerancia sea bastante buena. No suele producir reacciones de sensibilidad.

Actualmente los protectores solares con filtros físicos más utilizados son, titanium dioxide y zinc oxide. El principal inconveniente que presentan es estético, suelen dejar una fina capa de color blanquito sobre la piel.

Protectores solares químicos, como indica su nombre son sustancias químicas. Como fotoprotector necesita realizar un doble mecanismo. Por un lado absorben la radiación y por otro la reflejan. Los filtros químicos tienen un grado de tolerancia más bajo que los filtros físicos.

¡Si te ha servido de ayuda no olvides compartirlo en las redes sociales para que a los demás también les ayude! 🙂

Protección solar
5 (100%) 1 voto[s]